Pero; ¿qué especie de vino es ésta?

Este artículo surge como respuesta algo revulsiva al convencionalismo de este autor. Toda una vida en una región donde el vino es casi cultura, obliga a que la mentalidad respecto a este mundo esté quizás institucionalizada en las formas, prácticas, modos, usos, costumbres y gustos.

IgnoranciaReconozco sentirme orgulloso del prestigio que la mención de mi “terruño” tiene en el ámbito internacional, pero quizás eso me haga a la vez pecar de una visión excesivamente tímida y tremendamente parcial de un universo tan amplio y variopinto como el del vino.

Y como el conocimiento y la cultura son la mejor medicina contra la ignorancia; he tomado la decisión de distanciarme de la sensación de comodidad que proporciona lo conocido y tratar de imaginar si hay algo más allá. Esto me ha llevado a buscar la definición de la OIV respecto a lo que es vino y la uva de vinificación, siendo estos los resultados:

El vino es, exclusivamente, la bebida resultante de la fermentación alcohólica, completa o parcial, de uvas frescas, estrujadas o no, o de mosto de uva. Enlace.

Uva de vinificación. Uva fresca que, por sus características, es destinada esencialmente a la vinificación. A condición de que pueda ser estrujada o prensada usando los procedimientos ordinarios de cada bodega y produzca espontáneamente una fermentación alcohólica. Enlace.

Sigue leyendo

Anuncios

SUPURADOS D.O.R.

Hace unos meses salía a la luz en prensa Mmiguel tractoriguel Martinez, un joven viticultor riojano dispuesto a retomar la elaboración de vinos de supurado blanco; vinos que en la Denominación de Origen Rioja (DOR) no se habían elaborado nunca. Pues bien este fin de semana volvía a salir en el suplemento d
el periódico, hablándonos de sus vinos.

Decidido e ilusionado reúne tradición e innovación en estos vinos.

Antiguamente este tipo de vinos en La Rioja se hacían juntando el excedente de producción, de varios vecinos, que se dejaba pasificar. Estas uvas e metían a fermentar en garrafones, con lo que conseguía un vino muy dulce, de una graduación moderada, que era muy apreciado.

Hay varias teorías de porqué se elaboraban estos vinos: La primera es porque la economía de aquellos años no era buena y con las uvas que sobraban tenían que hacer algo y poder venderlo. Y la segunda es que lo hacían los padres de las familias con viñas cuando tenían una hija, a modo de celebración. Se dice que la teoría mas “creíble” es la económica, ya que cuando ésta fue mejorando, estos vinos dejaron de hacerse.

El caso OJUEL SUPURAOes que Miguel, después tantos años sin elaborarse, ha vuelto ha hacer los supurados blancos riojanos a partir de Garnacha y Tempranillo blanco. Sus vinos hechos con uvas de cepas de setenta años, situadas en la Rioja central, esparcidas por todo el territorio de Sojuela, son dulces con un toque ácido. Está haciendo una labor que anteriormente realizaban sus antepasado, y que por la industrialización dejaron de hacer nuestros padres.

Actualmente, después de tantos años sin hacerse, vuelve a estar en auge su producción. ¿Por qué? ¿Será moda? ¿Será por exceso de producción? ¿Por tradición? ¿Por tema económico?… Cada cual elije su porque.

Solo nos queda poder probarlo y disfrutarlo.

¿Se puede hacer vino con piedra?

Las respuestas a esta pregunta la podéis encontrar en la Denominación de Origen Protegida de Cariñena. Desde la Denominación de origen se organiza desde 2013 y busca fomentar el turismo enológico de la citada zona, ademas de la restauración y el patrimonio cultural en los 14 municipios y las 31 bodegas de esta Denominación. Esta ruta se desarrolla durante el periodo estival, exactamente los días 17, 18 y 19 de Julio. En esta ruta lo que nos vienen a vender es el siguiente producto: Vino elaborado de las piedras, es decir, vino cuyo origen proviene de los suelos pedregosos de las zonas vitícolas aragonesas, en este caso, Cariñena. Los cascajos, vocablo utilizado por los viticultores de la zona para denominar a las piedras, son los responsables de obligar a las viñas a sobrevivir en condiciones casi extremas, una situación que al parecer ofrece unas posibilidades de elaboración de vinos exquisitas con las cuales podemos crear “obras de arte enológicas´´.

maxresdefaultNo sabemos que vinos saldrán de esas elaboraciones, solo esperamos que no sean los tradicionales y típicos vinos aragoneses de la denominación caracterizados por una dureza no encontrada en otras comunidades y sobretodo en la nuestra. Sigue leyendo

CEPAS VINTAGE

Es creciente el interés por las variedades minoritarias de vid, no solo por Marketing en cuanto a diferenciarse, sino porque constituyen un tesoro biológico al encontrar variedades que por su adaptación al medio hacen un uso más eficiente del agua para enfrentarse así al cambio climático.

Algunas de ellas no llegan ni a las cien hectáreas en toda España. La mayoría son autóctonas, pero otras llegaron de fuera hace años, se adaptaron a unos suelos y un clima concreto y demostraron ser incluso mejores que en sus zonas de origen.

De los viñedos riojanos el Consejo Regulador incorporó en 2007 las variedades Maturana Tinta, Maturano, Monastel, Maturana Blanca, Tempranillo Blanco y Turruntés para recuperar el patrimonio vinícola riojano y aportar diversidad a su producción.

Galicia es uno de los paraísos para las uvas de escasa producción como es el caso de la brancellao.

La merenzao, maturana o tintilla, una variedad de la que se cultivan algo más de 100 hectáreas entre Canarias, Asturias, Galicia y La Rioja, la identificación genética ha permitido determinar que se trata de la trousseau del Jura francés.

La variedad caíño blanco, ubicada únicamente en Galicia con poco más de 60 hectáreas,

Y otra gallega es loureira una variedad que ha pasado de las 25 hectáreas de 1990 a las más de 600 actuales gracias a su impulso en Monterrei, Ribeira Sacra, Ribeiro y Rías Baixas.

También Canarias es un paraíso para las cepas autóctonas y minoritarias. Es el caso del albillo forastero cuyo origen es incierto. Con algo más de 600 hectáreas, la mayor parte de ellas en La Palma, esta variedad se ha asentado en Abona a una altura considerable por encima de los 1.300 metros.

Algo parecido ocurre con el vijariego blanco, originario de Andalucía pero localizado casi exclusivamente en Canarias con una superficie de cerca de 500 hectáreas.

La baboso negro de Tenerife, conocida también como la bruñal del Duero, la albarín negro de Asturias o el caíño gordo de Galicia, proviene del noroeste, y da lo mejor de sí misma en Canarias donde apenas se concentran 30 de las poco más de 60 hectáreas que hay en toda España, y esencialmente en El Hierro.

Y de Canarias a Baleares, la uva callet es una de las máximas exponentes. Parece que su origen se sitúa en Felanitx, aunque está extendida por toda la isla de Mallorca en 135 hectáreas. Y la gorgollassa, una variedad que solo está admitida como monovarietal en Vinos de la Tierra de Mallorca.

La uva rufete, cuyo origen se desconoce y que se cultiva en Portugal con ese mismo nombre o con el de tinta pinheira, cuenta en España con cerca de 700 hectáreas, la mayoría de ellas en Castilla y León, y más concretamente en Arribes de Duero y Sierra de Francia.

Descubiertas dos nuevas variedades minoritarias de vid tinta en Rioja

 

 

Rebeldia y tradición: la revolución del Rioja

Rebelde: Se aplica a la persona o al animal que es difícil de educar, dirigir o controlar porque no hace caso de lo que se le manda.

vinos subterraneos...

Aunque parezca una locura mezclar la rebeldia y la tradición, hoy en día en vinos de Rioja pequeñas microbodegas se han lanzado a aunar estas dos palabras.

Una generación de jóvenes viticultores y bodegueros de Rioja a los que les une el respeto por la tierra que trabajan, las ganas de revalorizar el gran patrimonio vinícola de la zona, el recelo hacia las trabas burocráticas del sector y una concepción de su profesión más allá del beneficio económico.

Quieren ser una voz alternativa a las voces mayoritarias de Rioja, aglutinadas bajo un Consejo Regulador en el que los grandes grupos bodegueros imponen sus criterios, primando el volumen y los precios bajos a costa de la identidad de los vinos y la diferenciación de terruños.

Dentro de estas voces independientes cabe destacar Rioja ’n’ Roll, grupo de pequeños elaboradores formado por:

Roberto Oliván (Tentenublo Wines), Arturo y Kike de Miguel (Artuke), Sandra Bravo (Sierra de Toloño), Bárbara Palacios (Barbarot), Óscar Alegre y Eva Valgañón (Alegre & Valgañón), los franceses Olivier Rivière (Olivier Rivière Vinos) y Tom Puyaubert (Exopto), y el sudafricano Bryan MacRobert (Laventura).

“Queremos reivindicar los vinos de personas, de pueblo, de finca; vinos libres y sin encasillar que reflejen nuestra personalidad y la de los viñedos que trabajamos en muchas zonas de Rioja,” explican. “Practicamos una viticultura respetuosa con la naturaleza y nos emociona un buen viñedo, aunque no somos ingenuos; nos ganamos la vida elaborando vinos, pero también es algo vocacional. Seguramente ninguno de nosotros se hará rico con el vino. El dinero que tenemos lo reinvertimos en el viñedo o en la bodega. Nos gusta mancharnos las botas de tierra,”

Dentro de esta corriente también encontramos otros nombres como Roberto Oliván (Tentenublo) con su colección de vinos de parcela ‘Escondite del Ardacho’, Pedro Balda (y sus vinos naturales de ‘garaje’ de San Vicente), Gonzalo Gonzalo ( con su Gran Cerdo, nombre dedicado a los banqueros que le negaron el dinero para etiquetarlo) ó Vinos Subterráneos, vino de garage 100% punk rock e independiente de la DOCa Rioja.

No se a vosotros pero a mi me encantan los locos que van a contracorriente, hacen lo que les gusta, porque les gusta y lo hacen bien. Para todos ellos salud y rock ‘n’ roll!!

¿Qué vino pedimos?

Lata de vinoCon motivo de San Queremos, he quedado con los amigos  a comer en nuestro restaurante favorito para darnos un pequeño homenaje. Vista la carta de entrantes, primeros y segundos pedimos la de vinos y es inevitable consensuar entre todos los vinos que disfrutaremos en esta ocasión. Bueno para ser franca, si asiste a esta reunión, quien ya sabemos todos, invertimos el orden de comanda, primero elegimos los vinos y en función de estos encargamos la comida. De ahí (¿os suena?) la inevitable pregunta ¿Qué vino pedimos?.

Pues bien esta pregunta tan habitual por estos lares no siempre es así.  En ocasiones, el niño se ha ganado un premio y elige el sitio para comer, estamos de viaje en un país exótico y hartos de la comida típica del país vemos un restaurante de comida rápida y el agujero que tenemos en el estómago mueve nuestros pies en esa dirección o simplemente hay a quién le gusta ir a restaurantes de comida rápida. Y ¿qué oferta de bebidas nos encontramos los adultos? Pues está claro, sabemos que refrescos y cerveza. Ni nos planteamos la elección del vino a disfrutar, eso sí, generosamente, durante la comida. Simplemente no hay opción, ¿O sí?.

Como indica el estudio El gasto en comida rápida 2014, elaborado por  la EAE Business School, debido a su bajo coste, en algunas ocasiones es más económico comer un menú en un restaurante fast food que preparar comida en casa. Según el citado informe, en España  nos gastamos 1.862 millones de euros en este tipo de comida (40 euros por habitante). En realidad, es una de las cifras más bajas de todo el mundo si  comparamos Estados Unidos o China.

Y digo yo ¿que tal si este tipo de establecimientos incrementaran su oferta de bebidas incorporando vino en lata? Si el vino se vendiese en lata, probablemente nos lo encontraríamos más a menudo con nuestra comida chatarra preferida.

Los razones esgrimidas para comercializar el vino en lata son varias:

  • Reducir los costes de envasado. Las latas reducen en un 40% estos costes, lo que en teoría permite ofrecer un vino de mayor calidad al mismo precio.
  • Cuestión de comodidad, una lata se puede transportar más cómodamente y ofrece una cantidad de vino adecuada para dos personas.
  •  Ruta con almuerzo en la montaña.
  • Comida en el lugar de trabajo.
  • Un día de playa.
  • Solteros/as que no quieren abrir una botella para ellos solos.
  • “Botellón”. ¿será una oportunidad para acercar el vino a los jóvenes? ¿Habría que denominarlo” Latón”?

Creo que las situaciones propensas para abrir una lata de vino pueden ser muchas. Evidentemente, no esperaremos un gran vino (esos los seguiremos bebiendo en botella, con su corcho y todo…), pero si un vino aceptable, incluso con denominación de origen.

Y ¿Cómo está el mercado del vino en lata?

La propia Francia se ha lanzado a la producción de vinos con Denominación de Origen, especialmente las genéricas, como por ejemplo Bordeaux / Burdeos bajo la sociedad Winestar, el nombre del dominio “Château de l’Ille”, a un precio de 2,5€, y una producción prevista de más de un millón de latas de vino, tinto, blanco y rosado.

En Chile, la viña Elkan lo venderá en packs de cuatro latas a $ 4.990. Cada una costará $ 1.250.

foto asociada

La bodega australiana Barokes comercializa  dos variedades, el Cabernet Shiraz Merlot, tinto y rosado, y el Chadornay Semillon, blanco y espumoso. Tiene una capacidad de 250 mililitros, equivalente a dos copas de vino, y aseguran que en condiciones óptimas (avaladas por el sistema Vinsafe: un procedimiento mediante el que se sustituye el oxígeno presente en la lata por nitrógeno, que no interactúa con el líquido, con lo que los problemas de oxidación se eliminan) se puede conservar hasta cinco años.Con un precio de 3 euros, se encuentra disponible en varios países, como Estados Unidos y el norte de Europa y recientemente se ha distribuido en supermercados de lujo de Japón.

En Argentina  Jaime Travers lanzó en 2006 Iron Wine en las variedades Chenin Blanc y Malbec Cabernet, para al segmento de jóvenes. En 2004, Francis Ford Coppola sacó en EE.UU. el vino espumoso enlatado Sofía Blanc, en honor a su hija. Es del Valle Napa de California y se vende en un pack de 4 latas, color rosa, a US$ 20.

Union Wine Company de Portland comercializa packs de cuatro latas por $24.00

El Grupo Garvey, en 2007 lanzó  al mercado el primer vino enlatado español, a de 0,80 euros,un vino blanco y otro tinto que provienen de Cavas Hill con la Denominación de Origen Penedés, estos serán ofrecidos en latas de aluminio de 25 centilitros con una imagen que intentará captar la atención de los consumidores jóvenes.

Así que oferta vamos a tener. Por mi parte será un gustazo poder probar este vino en lata. Al fin y al cabo no es excluyente el vino de lata y el de botella. Tenemos ambas opciones y eso siempre es bueno, poder elegir. Pero también es cierto que cuando salga a picar por ahí  seguiré escuchando que ¿vino pedimos? y la respuesta será mejor en magnum. Aunque.. pensándolo bien, si somos muchos mejor una Melchior.

 

Riojano, ¿Joven? y Fresco

El próximo día 20 de junio se celebra en Logroño una nueva edición de “Riojano, Joven y Fresco”, una cata popular destinada a divulgar el Rioja, especialmente entre la gente joven. Al leer en el periódico local, responsable además de la organización del evento, las novedades que trae este año, me quede sencillamente anonadado: “[…] el usuario ‘pagará’ cada consumición con una ficha que deberá entregar obligatoriamente al personal de la bodega en el momento de servirle el vino. Una consumición que sólo se servirá en la copa oficial adquirida para cada evento. La intención principal es conseguir una cata más ordenada y controlar el consumo de vino entre los más jóvenes.” Fuente: larioja.com

Sintetizando: según el periódico solo abusan del vino los jóvenes… Años atrás, cuando todavía era joven y fresco, estaba esperando pacientemente mi turno para que me sirviesen un vino en el evento, con mi ticket en la mano eso sí, pero decidí guardarlo en vista de que a la persona que me precedía no se lo pidieron, ni éste tenía la más mínima intención de sacarlo del bolsillo. Aclarar que el hombre tenía unos 55 años. Llegó mi turno y ohhh ¡sorpresa!, antes de echarme el vino ya me estaban pidiendo el ticket. No pude por menos preguntar porque a mí me lo exigen por adelantado y al caballero precedente no. A lo que me respondieron con excusas vagas…

Entiendo que en el acto hay jóvenes, y no pocos, que abusan del pimple, pero generalizar es errar y no se puede, ni se debe meter, a toda la chavalería en el mismo saco. Por otra parte, no es menos cierto que algunos “respetables” señores abusan en el acto también seriamente del vino. Se valen de su privilegiada condición de estar prácticamente exentos de presentar el ticket, puesto que parece ser que gozan del beneplácito de la organización para ello.

Me parece sencillamente patético que en un evento destinado a divulgar el Rioja entre los jóvenes, se les señale precisamente con el dedo en vez de promover el consumo responsable de todos los asistentes, independientemente de su rango de edad.

Por último, y hablando del bebercio en la calle, confieso que tengo un sueño. Una vez vi en un reportaje sobre París un “botellón gourmet”: jóvenes que se reunían en la calle a beber vino, del bueno y moderadamente, bien acompañado de apetecibles viandas: quesos, embutidos, etc. Sinceramente, seré feliz el día que vea algo así en nuestro país, pero me temo que todavía nos queda mucho por aprender de nuestros vecinos de L´Hexagon…

EL CONSUMO DE VINO

Siempre se ha dicho que una imagen vale más que mil palabras.

Podéis ver en la imagen de abajo el consumo del vino en diferentes países.

Image

 

En primer lugar están nuestros vecinos los Portugueses con 51.5 litros/año, a continuación los Italianos 47,6 litros/año,…… en dicho cuadro no se encuentra España pero según los últimos datos que manejaba estábamos en 18,8 litros/año y bajando.

La percepción que tenemos es que en España se consume mucho vino pero esto no es así, sino todo lo contrario, se bebe muy poco.

Otro dato preocupante que de los países productores, España es con diferencia el país en que menos vino se bebe por lo que tiene mayor presión al tener que salir a vender fuera todo lo que produce.

Así que ya sabeis chicos, cuando salgais a tomar algo con los colegas, en vez de una cervecita, pensaroslo dos veces y pedid una copa de vino.

La crème dela crème: vinos naturales

Un nuevo concepto de tipo de vinos aparece en los últimos meses con una gran fuerza en el panorama vitivinícola internacional: los vinos naturales. Aunque aparentemente estos vinos pueden pertenecer al grupo de los vinos ecológicos o biológicos, que se encuentran perfectamente identificados y reglamentados, estos nuevos vinos van todavía más lejos, incluso acercándose a los biodinámicos como otra categoría que representa la cima de este tipo de productos.

Arando con el caballo

Arando con el caballo

En todos los casos, el objetivo fundamental es la obtención de alimentos de máxima calidad, respetando el medio ambiente y conservando la fertilidad de la tierra, mediante la utilización óptima de los recursos y sin el empleo de productos de síntesis.

En los últimos años, este sistema de producción ha despertado un enorme interés en respuesta a los grandes problemas aparecidos por el uso y el abuso indiscriminado de determinados productos fitosanitarios de síntesis, destinados a la producción, elaboración y conservación de los alimentos, que, además de llegar a provocar una degradación del medio ambiente, pueden suponer una reducción de la calidad y tipicidad de los alimentos producidos e incluso llegar a presentar una posible toxicidad en su consumo.

La diferencia entre los vinos biodinámicos y los vinos naturales no se encuentra en las prácticas de cultivo del viñedo, que pueden ser similares en ambos casos, si no que se debe a la forma de elaborar los vinos. Para los primeros se puede llegar a intervenir o conducir la fermentación alcohólica con determinadas prácticas biodinámicas admitidas, mientras que en los segundos se excluye cualquier intervención humana, con exclusión de cualquier aditivo, y especialmente la ausencia de clarificaciones o filtraciones antes de su embotellado. En ambos casos, se prohíbe expresamente la utilización de sulfuroso durante la elaboración, conservación y embotellado de los vinos. Otro asunto muy distinto viene de la calidad de estos vinos, donde las severas restricciones en su tecnología de elaboración hace que difieran en mucho respecto de los vinos convencionales, en general hacia peor, pero que puede ser compensado por la naturaleza y sinceridad de este tipo de productos.

Nicolas Joly, viticultor y elaborador francés, apóstol de los modernos vinos biodinámicos, opina que «una botella biodinámica no tiene que ser forzosamente buena, pero sí será auténtica».

¿Volvemos a la antigüedad promocionando este tipo de productos?

¿Volvemos a la antigüedad promocionando este tipo de productos?

Una última reflexión sobre estos vinos se refiere al etiquetado para su puesta en mercado, donde los vinos ecológicos o biológicos se encuentran totalmente amparados por la legislación en la Unión Europea, mientras que para los vinos biodinámicos y vinos naturales, la utilización de estos términos depende de la honradez del elaborador.y esto a veces por desgracia no sucede. Resulta muy tentador utilizar estas denominaciones como argumento comercial.

Sinceramente, no comparto del todo esta idea de los vinos naturales, y sobre todo si están dando un paso atrás en calidad. Es cierto, que cada vez son más artificiales los productos que consumimos, y que se contamina cada día más el medio ambiente, pero en el mercado del vino, se buscan otro tipo de objetivos. Estamos promocionando cada vez más nuestros vinos “TOP”, que son vinos que han sido dirigidos por los enólogos, y que llevan intrínseca la firma del autor dentro del vino. Estos vinos, cada vez tienen más calidad, y gran parte de ella es gracias a las nuevas tecnologías en la elaboración. Por lo tanto, en mi opinión es una idea errónea dar un paso atrás en la calidad de los vinos, sólamente por decir que es un producto natural, puesto que cada vez se usan más sustancias inocuas en la elaboración de todos los alimentos.

Vendimia nudista

Estaba buscando noticias sobre el marketing del vino, y de repente me encuentro con esto. No es que me hiciera mucha gracia la idea, pero, después de pensarlo unos minutos, me di cuenta de que era una idea buenísima para promocionar un vino, puesto que aunque polémica, la gente no paraba de hacer comentarios al respecto; además, yo no estoy aquí para juzgar las técnicas publicitarias de nadie.

Pues resulta que en Sudáfrica, en la región de Overderg, existe una llanura preciosa, rodeada de unas montañas llamada el Valle de Elgin. A unos 70km al sureste de Ciudad del Cabo. La ciudad principal es Grabouw, que tiene fama de tener buenos restaurantes. Este valle es un importante productor de alimentos frescos y está internacionalmente conocido como el lugar en Sudáfrica dónde vienen las manzanas, alrededor del 60% de la cosecha nacional.

Pero este exuberante valle rodeado de montañas también producen otras frutas, aceite de oliva y vino. Existe una ruta del enoturismo llamada “Elengantly Elgin Wine Route“, creada por 18 productores de vino que producen especialmente con las variedades de uva tinta Pinotage y variedades blancas Sauvignon Blanc, Chardonnay, Chenin, Riesling, Viognier y Gewurtztraminer.

Bertus van Niekerk Osbloed, un pequeño productor y elaborador, de ascendencia holandesa, que también es pastor a tiempo parcial y que participa en la ruta del vino Elgin; compra uvas de la región y produce anualmente cerca de 240 botellas de vino blanco Riesling con la marca Openbaring (que en la lengua afrikaans significa “Revelaciones”, el último libro de la Biblia) en su garaje en el pueblo de Somerset West.

No se sabe si esto fue una de las “revelaciones” de la Biblia, pero en la cosecha de 2014 (que tuvo lugar durante 15 días a principios de marzo), Bertus pidió ayuda a la Asociación de Nudistas de Ciudad del Cabo para vendimiar.

Vendimiadores nudistas en la finca

Vendimiadores nudistas en la finca

Ocho personas fueron completamente desnudas a vendimiar y celebrar efusivamente la vendimia. El productor dijo que la idea se le ocurrió para demostrar que sus vinos son naturales, sin productos químicos… Van Niekerk dice que no es un naturista, pero él y su esposa podrían ir a la playa nudista de Sandy Bay, Ciudad del Cabo, al menos una vez al año para nadar desnudos.

Su esposa es la persona que diseña las etiquetas de vino y cuando se enteró del evento dijó que no participaría, el día de la vendimia, estaba con su marido que sólo llevaba sombrero, sandalias y protector solar.

El dueño de la finca (Rob Semple) no participó, y la repercusión que tuvo en los alrededores fue mínima, ya que apenas vendimiaron 250kg; sin embargo la repercusión mediática ha sido increible, y se ha promocionado el vino de una manera extraordinaria.

Quizás, al año que viene nos veamos vendimiando en pelotas para promocionar los vinos de Rioja. De todas maneras, todos los nudistas y sus respectivas asociaciones están invitados a vendimiar mis viñas este año, que cuantos más  seamos antes lo acabaremos.