¿Qué vino pedimos?

Lata de vinoCon motivo de San Queremos, he quedado con los amigos  a comer en nuestro restaurante favorito para darnos un pequeño homenaje. Vista la carta de entrantes, primeros y segundos pedimos la de vinos y es inevitable consensuar entre todos los vinos que disfrutaremos en esta ocasión. Bueno para ser franca, si asiste a esta reunión, quien ya sabemos todos, invertimos el orden de comanda, primero elegimos los vinos y en función de estos encargamos la comida. De ahí (¿os suena?) la inevitable pregunta ¿Qué vino pedimos?.

Pues bien esta pregunta tan habitual por estos lares no siempre es así.  En ocasiones, el niño se ha ganado un premio y elige el sitio para comer, estamos de viaje en un país exótico y hartos de la comida típica del país vemos un restaurante de comida rápida y el agujero que tenemos en el estómago mueve nuestros pies en esa dirección o simplemente hay a quién le gusta ir a restaurantes de comida rápida. Y ¿qué oferta de bebidas nos encontramos los adultos? Pues está claro, sabemos que refrescos y cerveza. Ni nos planteamos la elección del vino a disfrutar, eso sí, generosamente, durante la comida. Simplemente no hay opción, ¿O sí?.

Como indica el estudio El gasto en comida rápida 2014, elaborado por  la EAE Business School, debido a su bajo coste, en algunas ocasiones es más económico comer un menú en un restaurante fast food que preparar comida en casa. Según el citado informe, en España  nos gastamos 1.862 millones de euros en este tipo de comida (40 euros por habitante). En realidad, es una de las cifras más bajas de todo el mundo si  comparamos Estados Unidos o China.

Y digo yo ¿que tal si este tipo de establecimientos incrementaran su oferta de bebidas incorporando vino en lata? Si el vino se vendiese en lata, probablemente nos lo encontraríamos más a menudo con nuestra comida chatarra preferida.

Los razones esgrimidas para comercializar el vino en lata son varias:

  • Reducir los costes de envasado. Las latas reducen en un 40% estos costes, lo que en teoría permite ofrecer un vino de mayor calidad al mismo precio.
  • Cuestión de comodidad, una lata se puede transportar más cómodamente y ofrece una cantidad de vino adecuada para dos personas.
  •  Ruta con almuerzo en la montaña.
  • Comida en el lugar de trabajo.
  • Un día de playa.
  • Solteros/as que no quieren abrir una botella para ellos solos.
  • “Botellón”. ¿será una oportunidad para acercar el vino a los jóvenes? ¿Habría que denominarlo” Latón”?

Creo que las situaciones propensas para abrir una lata de vino pueden ser muchas. Evidentemente, no esperaremos un gran vino (esos los seguiremos bebiendo en botella, con su corcho y todo…), pero si un vino aceptable, incluso con denominación de origen.

Y ¿Cómo está el mercado del vino en lata?

La propia Francia se ha lanzado a la producción de vinos con Denominación de Origen, especialmente las genéricas, como por ejemplo Bordeaux / Burdeos bajo la sociedad Winestar, el nombre del dominio “Château de l’Ille”, a un precio de 2,5€, y una producción prevista de más de un millón de latas de vino, tinto, blanco y rosado.

En Chile, la viña Elkan lo venderá en packs de cuatro latas a $ 4.990. Cada una costará $ 1.250.

foto asociada

La bodega australiana Barokes comercializa  dos variedades, el Cabernet Shiraz Merlot, tinto y rosado, y el Chadornay Semillon, blanco y espumoso. Tiene una capacidad de 250 mililitros, equivalente a dos copas de vino, y aseguran que en condiciones óptimas (avaladas por el sistema Vinsafe: un procedimiento mediante el que se sustituye el oxígeno presente en la lata por nitrógeno, que no interactúa con el líquido, con lo que los problemas de oxidación se eliminan) se puede conservar hasta cinco años.Con un precio de 3 euros, se encuentra disponible en varios países, como Estados Unidos y el norte de Europa y recientemente se ha distribuido en supermercados de lujo de Japón.

En Argentina  Jaime Travers lanzó en 2006 Iron Wine en las variedades Chenin Blanc y Malbec Cabernet, para al segmento de jóvenes. En 2004, Francis Ford Coppola sacó en EE.UU. el vino espumoso enlatado Sofía Blanc, en honor a su hija. Es del Valle Napa de California y se vende en un pack de 4 latas, color rosa, a US$ 20.

Union Wine Company de Portland comercializa packs de cuatro latas por $24.00

El Grupo Garvey, en 2007 lanzó  al mercado el primer vino enlatado español, a de 0,80 euros,un vino blanco y otro tinto que provienen de Cavas Hill con la Denominación de Origen Penedés, estos serán ofrecidos en latas de aluminio de 25 centilitros con una imagen que intentará captar la atención de los consumidores jóvenes.

Así que oferta vamos a tener. Por mi parte será un gustazo poder probar este vino en lata. Al fin y al cabo no es excluyente el vino de lata y el de botella. Tenemos ambas opciones y eso siempre es bueno, poder elegir. Pero también es cierto que cuando salga a picar por ahí  seguiré escuchando que ¿vino pedimos? y la respuesta será mejor en magnum. Aunque.. pensándolo bien, si somos muchos mejor una Melchior.

 

Anuncios

Etiqueta Y Packaging Hechos Con Tinta De Vino

 Un estudio de diseño gráfico catalán   llamado Ladyssenyadora conformado por los diseñadores Montserrat Raventós, Jordi Roca y Raimon Benach, que recibió 150 botellas como pago en especias de un cliente, oportunidad que aprovecharon para crear una “etiqueta imposible”, que se fabricó con el mismo vino de las botellas, con el propósito de hacer su propia marca, mediante una edición limitada de un poco más de un centenar de botellas, donde todos los materiales gráficos fueron hechos con los componentes propios del vino.

“Tinta de Vi” es el nombre de la marca, que en el proceso comenzó en septiembre del 2013 aprovechando el ciclo de elaboración del vino. Pasaron por varios etapas e intentos fallidos. Primero recorrieron técnicas de serigrafía o el letterpress, de las cuales resultó un exceso de agua, luego probaron deshidratando las madres del vino dejándolas reposar al sol, pero el pigmento resultante no era el adecuado, además sumaron otros procesos, como reducir el vino a fuego lento, en un horno con ventilador o llenar un cartucho de impresora doméstica con vino y la solución la encontraron de forma espontánea, ya que al dejar unas bandejas con vino en el techo del estudio, se formó una mucosidad morada que tenía el color y textura que querían para imprimir las etiquetas. Al obtener la pasta de vino fue un resultado exitoso, porque dio lugar a un proyecto muy novedoso, que logró fusionar de manera híbrida los ámbitos de la innovación, el diseño y la viticultura. Así vemos que el vino os proporciono a este estudio de diseño grafico una forma de darse a conocer a través del mundo del vino.

El diseño de la etiqueta y el empaque es muy novedoso e interesante puesto que esta hecho a base de vino para que vean nada es imposible de hacer ahora además de beberte el vino puedes hacer tinta.

Tinta de Vino          Tinta de Vino   Tinta de VinoTinta de Vino

Tinta de Vino    Tinta de Vino  Tinta de Vino

 

Eau de vin

Recientemente Viñas del Vero (D.O. Somontano) ha lanzado un pack compuesto por una botella de su monovarietal de Gewürtraminter y una colonia femenina inspirada en los aromas de dicho vino. Por cierto, que nadie cuya lengua nativa no sea el alemán se moleste en pronunciar correctamente la palabra, hay estudios científicos que sostienen que es imposible. Por si alguien todavía quiere intentarlo: pronunciación correcta en alemán.

La variedad Gewürztraminer procede de Alsacia. Su denominación significa literamente “Traminer especiada”. Traminer alude a la variedad de la que originalmente mutó, Savagnin, que también recibe la denominación de Traminer. Se trata de una uva de gran potencial aromático con notas de lichi, piña, melocotón, rosa… Así que no se nos ocurre una variedad mejor para lanzar una fragancia.

Perfume de Gewürztraminer

Desde la Bodega definen el perfume como “fragancia femenina para mujeres pasionales, innovadoras y con personalidad. Con aromas a uvas de la varietal, bergamota, rosa, muguet y musk”. Su precio es de 49,9€.

Desde aquí aplaudimos la iniciativa. Nos parece una idea innovadora que, además de los propios beneficios directos obtenidos de la venta del producto, sirve de escaparate  para la bodega, ya que la idea ha tenido una notable repercusión.

Más información